Dora Saldarriaga está lista para debatir en el Concejo de Medellín – por los derechos humanos

Dora Saldarriaga está lista para debatir en el Concejo de Medellín

 

Foto: tomada de su perfil de facebook

 

Si a Dora Saldarriaga le preguntaran antes de que surgiera el Movimiento de mujeres “Estamos Listas”, si sería concejala de la segunda ciudad más importante de Colombia, diría que no se lo hubiese imaginado, pero se hizo realidad luego de que un grupo de mujeres decidieron crear una apuesta política nueva de carácter feminista, que hoy la tiene electa para debatir en el Cabildo Municipal. 

Este movimiento surgió por un par de mujeres gomosas que tenían la iniciativa y el compromiso de invitar a una amiga, la amiga a una vecina, y así sucesivamente construir un círculo de confianza. Cuando tenían inscritas 2.039 mujeres todas se podían postular en forma igualitaria para aspirar a un cargo de elección popular. El modo de selección era mediante hoja de vida y no podían hacer campaña interna dentro del movimiento, de esta manera ella encabezó la lista al Concejo de la ciudad. 

Dentro de los grandes retos que tenían era primero conseguir dinero para poder lograr la póliza, era un reto muy grande porque la lista al concejo les valió 149 millones y 12 millones para una Junta Administradora Local, de la cual lograron dos ediles electas en el corregimiento de Santa Elena. Sin embargo, no pudieron tener candidatos como ediles en todas las comunas y corregimientos por falta de presupuesto.  

Queda cuestionado el asunto del derecho de elegir y ser elegido, dado que esto para los partidos tradicionales es parte del paisaje, pero para apuestas políticas nuevas e incipientes éste es el primer obstáculo que deben enfrentar. 

“A diferencia de los partidos políticos tradicionales que venden avales, y antes hacen dinero con el tema, nosotras estuvimos hasta las ocho de la noche pendientes para conseguir la plata, a último momento nos la prestó Confiar”, cuenta la concejala, quien asegura que conseguir un préstamo era complejo porque actualmente ella no tiene ningún bien inmueble para realizar el crédito en el banco. 

El otro reto fue recoger las firmas, para eso no tuvieron que poner un solo peso, en la campaña se encontraban en la calle con los que pagaron para recogerlas y era un proceso muy diferente. Hasta amas de casa pedían firmas para poyarlas, mientras los otros no tenían argumentos para pedirlas, más que hacerlo por la inercia del trabajo cuando te están pagando. En ese proceso recogieron 42 mil firmas. 

A propósito, recuerda que en la campaña, en el corregimiento de Santa Elena del cual es oriunda, estaban en la tienda de una vereda con las compañeras egresadas y egresados de su colegio. Los campesinos sacaban plata para aportar a su campaña, sabiendo que ellas iban sin refrigerio y sin nada, solo con el poder de las ideas. A esto se suma, que no quisieron aceptar grandes donaciones de empresas porque querían llegar firmes como independientes para llegar a hacer control político. 

Ella hace parte de una candidatura colectiva, es abogada de la Universidad de Antioquia, con especialización en estudios urbanos, otra especialización en responsabilidad civil del estado y una maestría en Derechos Humanos en el Externado. Ha trabajado en la defensa del territorio y el medio ambiente en Santa Elena, diez años como docente en el Tecnológico de Antioquia, trabajó en la secretaría de la mujer de la Alcaldía de Medellín, en la organización Mujeres que Crean y actualmente como docente de derecho en la Autónoma Latinoamericana. Se define a misma como una mujer activista. 

Su lectura de la ciudad pasa por una perspectiva de género porque dice que las mujeres representan el 53% de la población.  

La lectura de la ciudad es un asunto de inequidad fuerte entonces pasa por mirar la pobreza extrema, pasa por mirar las brechas de desigualdad; pasa por mirar el acceso al derecho a la educación que pareciera ser un privilegio, ya que en 2017 solo el 35% de los jóvenes ingresaron a la educación superior, pasa por mirar a detalle a Sapiencia que se convierte en una administradora más que en una política de ciudad; pasa por mirar las violencias: el año pasado mataron 591 hombres y en gran parte el origen del conflicto armado está ligado al patriarcado y la masculinidad hegemónica a que sean guerreros, pero también pasa por mirar a agosto de este año que hubo 21 mil medidas por violencia intrafamiliar y 41 feminicidiosaseveró la concejala. 

Asimismo, le preocupa el tema de los corregimientos y se pregunta “¿qué pasa con estos? El 70% de la ciudad es rural y el 30% urbano, con estos datos solo producimos el 3% de los alimentos que nos consumimos, esto no cuadracuestiona Dora Saldarriaga. 

Este es el primer movimiento político de mujeres en Colombia y el segundo en Latinoamérica, luego del mexicano. Desde esta apuesta aseguran que no se pueden perpetuar en el poder y por eso realizarán unas evaluaciones periódicas cada dos años para ver la gestión de las personas electas y desde la organización tomarán la decisión si deben continuar o no. Todavía el movimiento está en formación y están construyendo la manera de crecer y de formar su apuesta política. 

Luego de estudiar y conformar el observatorio de género, maduró su propuesta feminista y tiene presente que deben trabajar para quitar el mandato de la supremacía masculina y de la subordinación femenina, con esta premisa para ella, seríamos una sociedad más interesante ¿por qué Medellín no puede avanzar si ya se ha hecho en otras sociedades? Cerrar brechas toca unas relaciones de poder”, asegura la cabildante. 

El Movimiento Estamos Listas se declaran independientes, lo cual indica que no se van a oponer por oponerse, sino que van estar en contra de lo que consideren inconveniente y apoyarán los proyectos que consideren oportunos y necesarios. Dentro de los proyectos de acuerdo que propondrán está el sistema Municipal del cuidado, asuntos con las comisarías de Familia y proyectos agrícolas. 

«Daniel Quintero fue una sorpresa y aunque viene de otros partidos, tiene una postura independiente e interesante. Hay ocho curules del Centro Democrático que se declararon independientes aunque pensábamos que iban a hacer oposición, hay dos curules de los verdes y dos del movimiento del alcalde. Casualmente, el Centro Democrático no cree en los acuerdos de paz, pero Ramos entra al concejo como producto de la implementación de estos. Veo una renovación en el concejo que eso es muy importante, y llega Dora con un mundo de mujeres que la están acompañando, por eso llega como vocera de todas estas mujeres que no llegaron a la curul. , Concluyó la concejala. 

Una respuesta a Dora Saldarriaga está lista para debatir en el Concejo de Medellín

  • ahora Las mujeres estamos en igualdad de derechos y condiciones No estamos en los años 50 somos mas participativas otra es el orden en que siempre se LLeva que somos mas trabajadoras. en la calle. y en casa con los hijos y el hogar
    en aquellos años las campesinas. Trabajamos en el campo y en la casa cocinando y lavando ordeñando dándole comida alos animales

    cuando Los hombres siempre con su machista. claro No todos pero ay muchísimos . No limpia La casa No cocina No lava

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *