Intimidación al periodista Yeison Rojas en un corregimiento de Dabeiba – por los derechos humanos

Intimidación al periodista Yeison Rojas en un corregimiento de Dabeiba

yeison

El pasado fin de semana el periodista, Yeison Rojas, cubrió una noticia sobre el homicidio del estudiante, Jhon Faber Espinal Holguín, en una institución educativa del corregimiento San José de Urama, en el municipio de Dabeiba.

Al parecer, alias el “Chilapo”, quien es el cabecilla del Clan del Golfo en este corregimiento, ingresó a la institución educativa y degolló con un machete a un estudiante, el pasado 22 de octubre, delante de la profesora y los alumnos.

El periodista corroboró la información con tres fuentes distintas que le señalaban la misma versión. Según el comunicador, él estudiante tenía antecedentes, y al parecer, lo hicieron por limpieza social, lo cual pudo constatar con el relato de la comunidad.

Durante la labor periodística, Rojas estaba hablando con una persona y le dijeron el Chilapo lo está vigilando. Él pidió que le mostraran quien era el sujeto, pero por temor el habitante de la vereda se alejó. Luego el comunicador se dirigía a donde el padre del difunto, en ese momento se topó con tres tipos al lado de una camioneta Dimax blanca. Uno comenzó a tomarle fotos, mientras otro lo miraba feo. Él simplemente se limitó a darles un saludo, pero ellos no respondieron. Por eso al finalizar su trabajo, cogió por otra calle donde no estaban y se fue del corregimiento.

El corresponsal de Noticias Uno aseguró que: “Alias el Chilapo Tiene oprimido el corregimiento, él fue quien pudo estar en el asesinato del muchacho. La idea era denunciar que los gaitanistas dominan el corregimiento, los docentes no pueden hacer reuniones porque el Chilapo hace presencia en todas, por eso allá no hay libertad de nada porque el fiscaliza todo lo que pasa en la vereda”.

Según el coordinador de la mesa de Derechos Humanos para periodistas, Juan David Betancur, debido al trabajo periodístico de Yeison Rojas ha recibido varias amenazas. “Tiene una situación delicada e incluso la nota la hizo un compañero de Bogotá, pero de todas maneras recayó sobre él la responsabilidad. El Clan del Golfo tiene su asentamiento en esta zona”.

La Policía de Antioquia reconoció que hace más de 40 años las autoridades no hacían presencia en ese corregimiento. El día que se presentó el homicidio, a los 40 minutos hizo presencia las autoridades de Dabeiba.

A causa de esta intimidación el periodista puso la denuncia ante la SIJÍN y cesó su trabajo porque se encuentra sin garantías para poder ejercerlo. Además, está preocupado porque ya no tiene ingresos, teniendo en cuenta que debe hacer cubrimientos sobre la zona de concentración de las FARC en este municipio, pero para llegar hasta este lugar debe pasar por donde están quienes lo intimidaron.

Primera intimidación

El primero fue en Nueva Antioquia, Currulao. Sucedió cuando fue a la comunidad de paz y estaban  buscando paramilitares que habían secuestrado a unos muchachos. Las familias las fueron a buscar pero no las encontraron. Al segundo día, a las nueve de la noche lo para una mujer y le dijo:

  • ¿Usted es quien está en Nueva Antioquia?
  • él respondió ¿quién es usted?
  • Es que le mandaron una razón “que ojo con lo que está buscando, con lo que va a mostrar o con lo que va hacer por allá. Mucho ojo que lo tienen vigilado.

 

A los tres días hubo una entrega de pelados guerrilleros, donde estaba alias “Sierra”, fue hasta allá realizó la grabación y vio a la mujer en la entrega de ese grupo. Después de eso se trasladó a Apartadó con su esposa porque no había garantías.

Segundo Caso

El año pasado ocurrió el segundo caso cuando estaba en San Pedro de Urabá. Estaba haciendo una nota para Noticias Uno con el candidato que ahora es alcalde, Jorge David Tamayo González, al cual lo apoyó una persona que fue condenada por parapolítica, alias “Pedro Pestana”. Él estuvo en San Pedro de Urabá en tarima diciendo que debían votar por el candidato.

“Estuve allá buscándolo. Me encontré unas personas y me dijeron que por allí estaba el candidato, pero ellos no sabían a qué iba yo. Por eso fui claro y les dije porque le iba a preguntar. Necesito que me diga por qué estaba con el jefe parapolítico en tarima diciendo que voten por él”, contó Rojas.

Esperó media hora con el camarógrafo. Tamayo abrió la puerta, se asomó y se encerró. Luego salió y le dijo que hablaran en privado, a lo que él respondió que necesitaba es que le hablara en cámara.

  • Jorge David Tamayo: No, no, pero es que usted me va a preguntar esas cosas.
  • Yeison Rojas: Pero eso es lo que hace un periodista, yo solo necesito que me diga porque estaba en tarima con ese tipo que este momento debería estar preso en un resguardo indígena, porque él es indígena.
  • J: No es que yo a él no lo conozco
  • Y: pero entonces qué hace en tarima
  • J: yo estoy es con la hermana y él solo se subió
  • Y: Entonces dígame eso en cámara.

No quiso hablarle y como tenía la cámara prendida, cerca de 30 personas alrededor lo empezaron a intimidar. El noticiero sabía que él iba a buscar esa noticia y dónde estaba por eso les dijo que si le pasaba algo ya sabrán quienes serían los responsables.   Los seguidores del candidato le dijeron que no saldría con la cámara. Mientras,  el camarógrafo ya estaba en la entrada y por eso cogió la cámara y el trípode y comenzó a grabar. El candidato calmó a las personas y luego lo dejaron ir.

Más tarde en una esquina se encontró a un tipo que le dijo “usted no tiene nada que hacer, por aquí no vuelva a joder con esos temas y esperamos que no publique nada”. Por eso se fue de allí también, pero el ciclo de intimidaciones no cesa a donde se establece con su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *