Participación ciudadana, apuesta de la Red por la Constituyente de Belén – por los derechos humanos

Participación ciudadana, apuesta de la Red por la Constituyente de Belén

 

20160625_170601

La red por la Constituyente de Belén es un proceso que pretende articular personas y organizaciones sociales alrededor de todo lo definido en el Estado Social de Derecho, en lo cual está definida la participación ciudadana, el desarrollo incluyente, la democracia  y la paz.

“Esto no es una estructura estable, esto es un proceso muy territorial. La gente nos pregunta ¿por qué de Belén? Porque nacimos aquí, y creemos que el tema del desarrollo territorial es lo que podemos aportar nosotros. Siempre nos han manejado unas poquitas élites y la idea de nosotros es que seamos los ciudadanos los que definamos. Siempre la planeación ha sido desde lo central como Bogotá o Medellín, nosotros creemos que debe ser desde el ciudadano mismo, pero desde los territorios que la habitan” afirmó Manuel Restrepo, miembro de la red.

La red la compone un grupo de personas que no tienen una ideología política en común, pues hay miembros de todos los partidos políticos y organizaciones, exceptuando el Centro Democrático. En lo que todos sí convergen es en la ideología del buen vivir, lo cual lo explica Elkin Orlaz así: “La filosofía de fondo es el buen vivir, es un concepto ancestral del socialismo, de una vida socialista, comunitaria. Lo que finalmente se plantea es una propuesta de desarrollo integral”.

“No compartimos una ideología en específico, somos alternativos, compartimos que la sociedad no puede ser de capitalismo salvaje, o de neoliberalismo a ultranza, nosotros consideramos una sociedad de Estado Social de derecho dentro del capitalismo, pero esperamos que sea más humana”, afirma Restrepo.

Con respecto a la falta de participación de la comuna 16, y la apatía de la ciudadanía frente a lo que ocurre en el barrio este es un análisis que realiza Manuel Restrepo: “Belén necesita cosas concretas, parece una mentira pero Belén siendo la comuna más grande, incluso siendo la más participativa electoralmente, no políticamente,  y ha sido siempre la segunda o primera comuna con menos inversión en el municipio. Nosotros decimos que no es porque no tengamos necesidades, sino porque no hay una dirigencia organizada, sino que la dirigencia en el barrio siempre ha sido súbdita de las élites actuales. Las JAL han sido subalternas de los partidos, los dirigentes comunitarios han sido subalternos de los partidos y del municipio, y nosotros lo que decimos es que queremos superar esa condición del ciudadano en esa condición constituyente para que sea el quien gestione. Aquí llevamos cuatro años sin equipos de gestión porque las élites del barrio temen a la participación ciudadana. Los dirigentes de Belén son muy malos, han mantenido esta comuna sometida en la marginación, y está empezando a surgir una dinámica más participativa”.

Al reconocer que ha sido compleja la inclusión y participación de la ciudadanía en la comuna, sus acciones han sido parte de procesos como paneles, foros y conversatorios en eventos de paz. Incluso, participaron en el desalojo que realizó la alcaldía a la población de Villacafé, en pro del derecho a la tierra y a la vivienda digna.

“Hemos logrado que la gente hable de paz en Belén, como solución negociada al conflicto, eso era un tabú aquí, primero porque las élites de aquí han sido los partidos tradicionales, y porque Belén es el centro del control territorial de las bandas y del micro tráfico. Estamos participando en todo el proceso de las acciones comunales. Participamos en el Plan de desarrollo local y en presupuesto participativo, en los temas culturales, en Derechos Humanos y con los jóvenes”, asegura Manuel Restrepo.

Sin embargo, la red trabaja sin recursos, pues hasta el momento no han existido. “El apoyo económico para los dirigentes que están dinamizando y haciendo la función del Estado, solo se le paga a unos cuantos funcionarios que recogen firmas y fotos. En cambio al ciudadano que hace eso en la acción comunal, en el equipo de gestión  no tiene derecho a un peso. Promovemos una sociedad más justa y equitativa  y nos volvemos un contraejemplo porque en nuestra casa no hay mercado, en nuestra casa los servicios están cortados porque no hay ingresos. Parte de la dinámica social es que la democracia no es el voto, es el desarrollo adquirido por la sociedad actual. Medellín es una ciudad con unos grandes recursos, que desafortunadamente se lo comen la corrupción o unas pocas élites, mientras que los ciudadanos unas escasas limosnas, por eso decimos que el desarrollo debe ser compartido, los beneficios deben ser para todos los ciudadanos”.

 

En cuanto al tema del posconflicto, Octavio Mejía, luego de la firma del fin del conflicto siguen pensando que labor realizar: “Nosotros hemos hablado, pero que nosotros nos empoderemos de eso, no. Por ejemplo, alertar y hablar, ojo que para la parte de arriba van desmovilizados, ¿cómo vamos a hacer para que los desmovilizados de las AUC y de las FARC convivan en los territorios con las comunidades? Eso es una problemática de comuna”.

 

Conlusión

 

“Las élites están en la JAL, gente que ha sido elegida por voto popular que están en representación de los partidos políticos. Como aquí no ha habido democracia cualquiera nos representa, en la medida en que la ciudadanía comienza a participar cambian todas las direcciones y quedan en manos de los pueblos.  Equipos de gestión, asambleas comunales, asambleas constituyentes, que sea el ciudadano el que defina, no sus representantes. Decimos que deben existir estas delegaciones, pero debe haber la participación directa. Las élites han sido quienes se han alejado de la gente y trabajan en nombre de ella, actúan en nombre de ella pero finalmente no la representan” Manuel Restrepo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *