Anomalías en las zonas de concentración de Antioquia – por los derechos humanos

Anomalías en las zonas de concentración de Antioquia

 

farc

 

El Gobierno Nacional asumió el compromiso de tener listas las zonas de concentración para el 30 de diciembre de este año, e insistió en que debía manejarse desde la centralidad sin que intervinieran las Alcaldías y respectivas gobernaciones departamentales.

En Antioquia, hay once zonas de preagrupamiento y cinco zonas de concentración, actualmente la única que está terminando el campamento para las zonas de verificación por parte de Naciones Unidas es Vidrí, en el municipio de Vigía del Fuerte. En las demás zonas aún no comienza ningún tipo de construcción.

“Lo último que se ha dicho es que los guerrilleros van a hacer las zonas con los mismos elementos que el Gobierno les va a dar. Lo ciertos es que de algunos acaldes, he recibido mensajes diciendo que ven muy aburridos a los guerrilleros porque no está llegando lo que se les había prometido”, manifestó el gobernador de Antioquia, Luis Pérez.

Desde la Gobernación de Antioquia y la Secretaría de Gobierno sostienen que aún no hay algún tipo de verificación sobre los preagrupamientos de los guerrilleros que se van a desmovilizar, y que incluso, se involucran con la población.

“En Dabeiba, he recibido informes que algunos jefes del  frente de las Farc bajan a tomar whisky al pueblo, otros dicen que hay mucha circulación de mujeres del pueblo a las zonas de preagrupamiento. Algunos dicen que en Yondó hay mucha movilización de menores desde este municipio a San francisco. En carrizales, Remedios, dicen que hay mucha movilidad de los miembros del gobierno municipal hacia las zonas de preagrupamiento. En murindó, la queja del alcalde es que los ciudadanos le piden pasajes para ir a las zonas de concentración porque allá hacen actividades deportivas”, afirmó Pérez.

Incluso, Hernán Darío Orozco, de la red de veedurías de Colombia, quien ha visitado tres zonas de concentración, manifiesta que “la situación es alarmante porque la población ciudadana no tiene atención psicosocial frente a lo que viven en las zonas de concentración, y de las tres zonas que han verificado, esa es la inquietud que ha manejado por el temor que le puede producir convivir con estos miembros de las Farc que se pretenden desmovilizar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *