Asesinan a Luz Herminia Olarte Piedrahita, lideresa de Yarumal – por los derechos humanos

Asesinan a Luz Herminia Olarte Piedrahita, lideresa de Yarumal

 

 

El día 7 de febrero cegaron la vida y la humanidad de la lideresa Luz Herminia Olarte, su asesinato es cometido con un salvajismo total, sin límites, con la firme intención de querer desaparecer su cuerpo, que ya sin aliento es conducido a una fosa en donde la semi-sepultan entre matorrales y ramas.

La lideresa Luz Herminia era madre cabeza de familia con cuatro hijos, con 51 años de edad, pertenecía a la Junta de Acción Comunal del Corregimiento el Llano de Ochalí, municipio de Yarumal, era la lideresa que se dedicaba a la comunidad.

De acuerdo, con el comunicado que emite el Nodo Antioquia de garantías para defensores de Derechos Humanos, esto obedece a un plan sistemático: “Nuevamente seguimos contando los ríos de sangre del plan sistemático de sevicia y muerte contra los líderes sociales y comunales, defensores de derechos humanos en Colombia en tiempos donde en Colombia se intenta abrir una nueva página distante de la guerra”.

Según el coronel de la Polcía Antioquia, Wilson Pardo: “Es una mujer que es líder de Derechos Humanos, pero no sabemos las circunstancias ni los motivos por los cuales la asesinaron. Esperamos los resultados de la investigación y del informe de Medicina Legal”, dijo el alto oficial”.

El Observatorio  del Nivel del Riesgo a la Labor de Defensores líderes en Antioquia de la Fundación Sumapaz en asocio con la Corporación Jurídica Libertad para el Nodo Antioquia de la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos, han registrado que Durante el año 2015 en Colombia fueron asesinados 144 defensores, 12 de estos casos ocurrieron en Antioquia, en el años 2016 la cifra alcanzó los 117 casos, 11 de ellos también en Antioquia, es decir, que en este departamento cada mes se comete un asesinato de un defensor o defensora.

En lo que va corrido del año 2017, es decir en tan solo un mes y 9 días se han registrado 19 asesinatos en Colombia, cada dos días están asesinando a por lo menos un líder, pasamos de registrar 3 asesinatos por mes a contar en el año 2017 a 19 asesinatos por mes, lo que equivale a un aumento porcentual de más del 500%, porcentaje se repite en Antioquia que registra 5 asesinatos en tan solo 40 días.

 

Otros casos

José Yeimer Cartagena integrante del Movimiento Marcha Patriótica y de la Asociación Campesina del Alto Sinú (ASODECAS), Reclamante de Tierras y gestor de proyectos para las comunidades campesinas de Saiza, se perfilaba como posible candidato político para próximas elecciones municipales, es torturado y asesinado en Carepa el pasado 11 de enero por el grupo paramilitar denominado Autodefensas Gaitanistas de Colombia que hace una fuerte presencia en todo el Urabá.

Edmiro Alzate, perteneciente al Movimiento por la Vida y la Defensa del Territorio en el Oriente Antioqueño (MOVETE), de 53 años de edad, comerciante y ganadero, padre de tres hijos y residente del municipio de Sonsón. Líder que apoyaba a las comunidades y las iniciativas sociales. Trabajaba por la promoción de los derechos del campesinado y su defensa del medio ambiente, en oposición constante a los megaproyectos mineros-energéticos en el oriente antioqueño por sus efectos devastadores para el territorio. Es encontrado vilmente asesinado en extrañas circunstancias el día 14 de enero en zona rural de Sonsón.

Alberto Suárez Osorio, líder ambiental de la Fundación Colibrí que actúa en el suroeste antioqueño, región en donde se ejecutarán cuestionables megaproyectos mineros-energéticos, es asesinado el 24 de enero en el municipio de Jardín.

Porfirio Jaramillo, líder reclamante de tierras quien había manifestado amenazas contra su vida, fue asesinado el pasado 28 de enero. Hacia parte de los líderes reclamantes de la finca Guacamayas del municipio de Turbo, estos líderes reclamantes han sufrido varios ataques de sectores empresariales poderosos que tienen intereses en esas tierras. Porfirio, ya había sufrido varios atentados y hace más de tres de meses había solicitado esquema de protección ante la Unidad Nacional de Protección sin que tuviera respuestas para sus garantías a la vida.

 

El Nodo Antioquia concluyó asegurando que “Si bien el Gobierno y las instituciones estatales deben ser quienes brinden las Garantías hacia sus líderes y ciudadanos, vemos con gran preocupación el carácter de omisión por parte de éstas. A pesar de los recurrentes informes del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo que monitorean permanentemente la situación de riesgos, amenazas y vulneraciones, así mismo del control y avance de grupos neo-paramilitares a zonas estratégicas de las subregiones en Antioquia, no existen medidas efectivas del Estado por repeler, reducir, desarticular o someter a estos grupos que no solo generan un riesgo contra los liderazgos, sino que también constituyen una amenaza hacia los avances de los procesos de paz en nuestro país”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *