El conflicto no da tregua en Belén y sigue apagando la vida de los jóvenes – por los derechos humanos

El conflicto no da tregua en Belén y sigue apagando la vida de los jóvenes

 

 

El análisis de este momento de la comuna 16 (Belén), sobre todo de la periferia, es que tiene conflictos y grupos armados. Lo más fuerte son las confrontaciones entre chivos, pájaros, los joaquinillos con la gente de La Capilla y El Manzanillo. Lo otro es que se ha aumentado mucho el narcotráfico en cada uno de los territorios de Belén Rincón, Altavista, La Capilla, Zafra y Las Violetas. 

El cabecilla de Hugo Pájaro desde la cárcel sigue manejando los hilos de la extorsión en el territorio. En este momento siguen reloteando en zafra, amenazando y extorsionando familias que tienen dos o tres casas y le quitan un pedazo de tierra para beneficiarse económicamente, por lo que en este año han sacado cerca de tres familias. Esto ha incrementado esta situación y azuza la disputa territorial. 

Los Chivos se están aliando con las mulas y con los de La Capilla, mientras que los joaquinillos están aliados con Los Pájaros. Está llegando un grupo nuevo de Bello para unificar el mando que son conocidos como Los Mesa, Los Chivos están bajo el control de estos y están intentando establecer el mando con la nueva estructura denominada Renacer.  

La tensión para los conductores de la Ruta de Cotrabel 172 y 178 donde constantemente siguen las vacunas y con esta nueva estructura llega una tercera, los conductores tienen que trabajar sí o sí porque tienen que velar por sus familias, pero esta situación los tiene en una zozobra constante. 

La vacuna ambiental a las casas, es un ejemplo de cómo la estructura de los pájaros supuestamente hace el favor de recoger la basura, pero se están lucrando y aprovechándose de los tenderos, madres cabeza de familia y la comunidad en general. 

Hace muchos años estas confrontaciones de Los Chivos iniciaron desde las milicias, las estructuras paramilitares, son descendencias familiares que han heredado este conflicto porque su situación socioeconómica ha sido de miseria, en su entorno familiar han estado arraigados al conflicto y esta es la única alternativa que ellos creen que es posible para vivir. Este punto es un lugar estratégico para el corredor de la droga en el país. 

Los Pájaros son una familia que va para la cuarta generación: catorce hermanos, algunos están en la cárcel y Zafra es su lugar desde donde controlan todo. Incitan a los jóvenes a la droga para seguir lucrándose del negocio y continúan extorsionando las casas y las tiendas. 

Los Chivos van en su quinta generación: su foco central es La Palma desde donde ellos controlan y realizan sus acciones delictivas. En el corregimiento de Altavista, tienen el control del territorio en la centralidad. 

Capítulo aparte merece la muerte del joven Migue Ángel Castellanos Rojas, de 16 años, desaparecido en barrio Bolsa, donde tienen presencia el grupo paramilitar de los Gaitanistas, que durante el plantón que realizó la familia para encontrarlo, anduvieron haciendo seguimientos y vigilando el accionar de quienes querían encontrar el cuerpo de este menor, que finalmente apareció en el Río Medellín con señales de tortura. 

A este homicidio, se suma el del joven artista, también de 16 años, integrante del grupo de teatro Casa Arte, llamado Julián Andrés Taborda, quien al parecer hizo caso omiso de las propuestas que tenían los actores armados para él, por lo cual tomaron retaliaciones. 

«En este territorio Los Pájaros siguen órdenes de la confederación de la Oficina de Envigado, mientras que Los Chivos dependen de la Alianza del Norte que obedece a una disidencia interna sobre esta organización criminal que controla a su antojo el Valle de Aburrá» aseguró el fendor de derechos humanos, Julio Rengifo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colegas logo Colegas logo Colegas logo
Publirreportajes
Facebook