El relato del periodista de Segovia que se desplazó a causa del paro minero  – por los derechos humanos

El relato del periodista de Segovia que se desplazó a causa del paro minero 

Víctor Meneses es un periodista oriundo del municipio de Segovia, lleva la vena periodística en la sangre con su periódico el Nordesteño, pues dice que pase lo que pase vale la pena seguir informando, y aún lo sigue haciendo, pese a que se haya tenido que desplazar de su municipio de origen y a que ninguna autoridad o entidad le haya prestado ayuda. 

El desplazamiento ocurrió como consecuencia de su labor informativa durante el paro minero que duró alrededor de 43 días. Su único pecado fue querer relatar la realidad de lo que sucede en su pueblo, entonces no les gustó mucho a los grupos armados, desde ahí lo amenazaron y vino a parar a Medellín. 

En Segovia hay grupos para todos los gustos: Héroes del Nordeste, luego se nombraron Libertadores del Nordeste, las Águilas Negras, los Mexicanos, la Mano que Limpia, La Nueva Generación; es decir, paras, guerrilla, Fuerza Pública y bandas. Y demasiado microtráfico, por eso para Víctor era muy difícil identificar con quién estaba hablando sobre estos temas. 

“En el paro mataron civiles, hubo heridos, en muchas versiones se hablaba de que fue el ESMAD o La Policía, pero hubo implicaciones y culpabilidad de todos los sectores. Si uno informa a favor de las autoridades malo, si informa a favor de un la guerrilla malo, si informa a favor de las autodefensas malo. Dentro del tema periodístico siempre va haber alguien que no le gusta lo que usted diga. Dentro de lo que se estaba manejando me dijeron que debía irme del municipio o que si no me mataban, declarado objetivo militar con toda la familia; en primera parte hice caso omiso, ya después dentro de ese paro me mataron a un sobrino, me dijeron que si no entendía el mensaje que ya seguían con la demás familia, mi mamá, mi sobrina. Desde eso me tocó venirme a Medellín en el 2017” relató el periodista segoviano. 

Cuando llegó aquí esperó aunque sea una ayuda de alguna clase para poder seguir ejerciendo su labor en el municipio del cual es oriundo, pero ninguna ayuda llegó, pues las organizaciones de prensa no le prestaron atención y las entidades del gobierno menos. 

“Eso prácticamente son pañitos de agua tibia, solo para decir vea aquí estamos, pero nadie hace nada. Si usted no se defiende, se lo llevó el que lo trajo.  Yo aquí no vengo a pedir limosna, ni a traerles la coca o a decirles que necesito que me den plata para que me sostengan ¿Qué necesito yo ? Seguir ejerciendo mi labor donde yo la hacía, si ustedes son una organización por qué no me proporcionan las herramientas; todos esos entes son una mafia, como no estoy metido en la pomada no me colaboran, lo duro no es estar metido dentro de ella”, asgeuró Meneses. 

La UNP (Unidad Nacional de Protección) le dijo hay un chaleco antibalas, un celular sin minutos y un botón de pánico que no sabe para que sirve. No hubo un acompañamiento ni le preguntaron cómo le está yendo o cómo está su problema de seguridad, para él, siguen siendo unos charlatanes. 

“Libertad de prensa es algo que está escrito, pero eso no existe. Tanto desde la parte gubernamental como de los grupos armados, yo le tengo más miedo a la Fuerza Pública que a las autodefensas y a la guerrila, porque dentro de las autoridades se mueve mucha cosa”, manifestó el periodista. 

Según Víctor, en el municipio hay una parte de la minería que es ancestral, una minería que la crminalizaron y otra en la que están metiendo a la gente  a la cárcel solo por el hecho de ser minero.  Todo esto ha llevado al microtráfico, violencia, prostitución, desescolarización, alcoholismo, 35 casas de microtráfico en Segovia, fronteras invisibles y a un caos que no sabe en qué irá a parar. 

Por eso, Víctor como buen periodista concluyó: “En lo social he sido de los pocos que ha tenido los pantalones de decir la verdad, a mí me da miedo, ¡claro! Pero de todas maneras, se me hace un nudo en la garganta cuando no cuento la verdad. Ser periodista es algo que corre por las venas, es algo que nace ahí”.  

Usualmente solemos pensar en las vacas sagradas del periodismo en estos días de celebración de nuestra profesión y se siguen ignorando las voces de quienes exponen su vida en las regiones, que son quienes cuentan y narran el día a día, y pese a la violencia, siguen pensando que vale la pena informar como periodistas periodistas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colegas logo Colegas logo Colegas logo
Publirreportajes
Facebook