El sueño de un velocista en silla de ruedas – por los derechos humanos

El sueño de un velocista en silla de ruedas

 

Fecha: 14/07/2020

Autor: Andrés Ríos

Cuando uno pierde una parte del cuerpo, desarrolla y recupera otra, como lo hizo el deportista de alto rendimiento en silla de ruedas Rodolfo Valoyes, un velocista que aprendió que nunca se corre tan fuerte en la vida, como cuando se empieza desde adentro, trabajando desde el interior para reflejarlo afuera.

Luego de quedar en situación de discapacidad, encontró en el deporte el motor que lo sostiene porque para él, el deporte es vida, lo alejó de la drogadicción y lo enfocó para tener disciplina y la constancia de un deportista que ha logrado un reconocimiento en medalla de bronce a nivel nacional.

Pese a su resistencia y ha lo que ha logrado, sabe que todo cuesta y que siempre habrán contratiempos para un velocista en silla de ruedas, debido a que estuvo reuniendo dinero en aras de conseguir la silla adecuada para la competencia, con la campaña en la que colaboró olímpica y varias personas naturales, gracias a ello logró construir una silla nueva, pero le quedó haciendo falta las ruedas de atrás para poder rodar de nuevo. Mientras esto se soluciona, ha perdido ritmo en la competencia por falta de entrenamiento y porque la crisis de la contingencia encerró a los deportistas con discapacidad, aunque espera poder conseguir el resto por medio de solidaridad para poder rodar apenas habiliten la pista en el estadio.

Sabe que la gratitud es un valor fundamental, como la que siente por Medellín, la ciudad que lo acogió durante todo este tiempo, por eso apela a la solidaridad de personas que puedan ayudarlo a obtener las ruedas que hacen falta para seguir compitiendo por sus sueños, porque tiene claro que no solo de alimentos viven las personas, sino de los sueños que los motivan a vivir.

«Para mí la discapacidad es vida, es aprenderse a conocer uno primero por dentro, cuando tú te conoces por dentro sabes lo que puedes hacer y lograr. Ya llevo 18 años en silla de ruedas y yo no tengo límites porque la discapacidad es mental y el límite se lo pone uno, porque lo físico es hasta donde usted pueda dar. Nos enseña a ser mejores personas, a valorar más a los que están a nuestro alrededor, me hizo mejor persona y me hizo llegar al punto de ser deportista, que nunca pensé llegarlo a hacer. Me siento orgulloso de decir que soy uno de los velocistas en silla de ruedas en Colombia, no el número uno, pero para allá voy», aseguró este deportista oriundo de Chocó.

Pero no siempre tuvo esta actitud positiva frente a la vida, anteriormente se hacía el pobrecito o la víctima, o porque creía que tenía discapacidad pensaba que todos debían resolverle todo cuando él quisiera, después entendió que de manera inteligente y por medio del diálogo, así como con las tutelas, podía resolver con las EPS el servicio que requería para su bienestar.

El deporte es vida porque alimenta mental y físicamente, por eso piensa: !Me gustaría que Indeportes tuviera más inclusión, que estuvieran más pendientes de las personas deportistas, no solo con discapacidad sino con todos los deportistas, porque solo están apoyando a las personas que ganan medallas de oro, y no debería ser así. Porque si un deportista llega a un tercer lugar es porque está haciendo las cosas bien, merece ser apoyado también y tenido en cuenta. No con los mismos méritos que al que ganó medalla de oro, pero tenerlo en cuenta porque da resultados y al tercer o segundo lugar ni se le mira ni se le apoya. Por ejemplo con el transporte o darle una motivación para que sigan esforzándose hacia el primer lugar. Si Indeportes apoyara más los deportistas, obtuvieran más logros de los atletas porque hay muchos que nos sentimos desinflados cuando llegamos a un segundo o tercer lugar y no nos apoyan», aseguró Valoyes.

El mensaje con él que pretende concluir y enviarle a las personas es: «Independientemente de lo que están pasando con esta pandemia, no nos deprimamos, enfoquémonos siempre en lo que queremos que no hay ningún obstáculo que nos pueda quitar los sueños y las metas que tenemos; que nada nos impida lograrlo. Nunca nos vamos por la vía de la agresividad y del maltrato, que nos admiren por la forma de ser que tengamos. Tener una sonrisa y ser feliz con lo que tengas, porque para ser feliz no se necesita tener plata o tener casa, tú eres feliz con lo que tengas. Me considero la persona más feliz porque tengo vida».

 

 

 

Una respuesta a El sueño de un velocista en silla de ruedas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *