La crisis humanitaria que desató el proyecto Hidroituango – por los derechos humanos

La crisis humanitaria que desató el proyecto Hidroituango

¿Por dónde abordar la problemática que afronta la hidroeléctrica de Hidroituango? De la que tanto se ha hablado, pero poco se ha dicho sobre la situación de las comunidades.
Este proyecto que atraviesa doce municipios despertó la humildad de los mandatarios locales, tanto del alcalde de Medellín como del gobernador de Antioquia, tanto así, que enviaron una carta al presidente (con el que no congenian) solicitando ayuda para atender la crisis humanitaria que puede desembocar en una tragedia como consecuencia de un posible desbordamiento del río Cauca aguas abajo.

Anteriormente se cuestionó a Luis Pérez por haber dicho que la situación solo fue una telenovela que estaban armando por la creciente del río que se llevó el puente de Valdivia, situación que dejó alrededor de 600 damnificados. Por eso ante la inminente emergencia, Pérez Gutiérrez, salió a la opinión pública a aseverar que EPM le había ocultado información sobre lo que verdaderamente estaba ocurriendo con este proyecto y declaró calamidad pública.

El Nodo Antioquia denunció públicamente mediante un comunicado que “la respuesta ante la catástrofe ambiental y social evidenciaron en primera medida que las instituciones del Estado ponen el interés económico de las empresas por encima del derecho a la vida e integridad física de las comunidades”, por lo que municipios aledaños al proyecto se encuentran en condiciones humanitarias críticas sin atención humanitaria.

Ante esta situación once organizaciones sociales del Norte de Antioquia, firmaron un comunicado en el que convocan a un Campamento de Refugio Humanitario en el sector de El Líbano de la vereda Los Galgos, aduciendo principalmente que las afectaciones sobre los tejidos comunitarios que se están fracturando ante la crisis y el desplazamiento de las comunidades, generan crisis emocionales y psicológicas a los habitantes de la zona; y otros sectores de la comunidad vienen sufriendo las múltiples afectaciones por el gran traumatismo en la movilidad que ha generado el proyecto a los transportadores y a los comerciantes, además, las afectaciones sobre la salud de los habitantes de la zona, puesto que desde el inicio de la crisis se ha generado gran dificultad para la salida de enfermos a cumplir las citas médicas.

En el municipio de Ituango debió cerrarse la vía, por lo que no hay entrada ni salida al municipio, el alcalde de la municipalidad, Hernán Álvarez Uribe, como no reside en el municipio que gobierna, no se ha pronunciado al respecto.

Cabe mencionar que organizaciones como Movimiento Ríos Vivos, ha reiterado en diferentes ocasiones que en estas zonas de influencia donde se construye la hidroeléctrica, han ocurrido cerca de 13 masacres en las que todavía no se han esclarecido los hechos ni se han encontrado los cuerpos.

Actualmente se habla del riesgo en el que se encuentra la culminación del proyecto porque la estructura principal de la presa está construida sobre un terreno del cual ingenieros de la Universidad Nacional advirtieron que presentaban fallas geológicas, y se encuentran referenciadas en los estudios de factibilidad.

La decisión que tomaron por parte de las autoridades locales es instalar un Puesto de Mando Unificado, con el fin de activar un plan de emergencia. Tan ardua está la situación, que tapó la coyuntura política que se avecina y esperemos que no tape a las comunidades…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *