La institucionalidad olvidó a la comuna siete, Robledo – por los derechos humanos

La institucionalidad olvidó a la comuna siete, Robledo

 

Líderes de la comuna siete (Robledo) se acercaron a este medio alternativo de comunicación, con el objetivo de visibilizar la compleja situación de Derechos Humanos que vive este sector de la ciudad, donde cada día se ve la proliferación de: microtráfico, homicidios y principalmente lo que aducen los líderes, una situación de invisibilidad y falta de acompañamiento institucional.

Lo primero que pidieron estos líderes para denunciar todo lo que ocurre en Robledo, es la reserva de la fuente, porque temen que si se hacen visibles recibirán retaliaciones por parte de la institucionalidad o de todos los grupos armados que hacen presencia en el territorio, tales como: la Odín de Robledo, Los Triana, el Clan del Golfo y todas las bandas delincuenciales que ejercen control.

El relato comienza ejemplificando todo el esfuerzo de estos líderes tocando secretaría por secretaría de la Alcaldía de Medellín, incluso desde antes de esta administración, para evidenciar la problemática que padecen barrios como Villa Santa Fe en la parte alta de la comuna, donde hay Viviendas de Interés Social con prediales de 400 mil pesos, proxenetismo, combos que manejan el sector y niños involucrados en el microtráfico.

Lo complejo es que la respuesta desde la institucionalidad ha sido enviar una que otra vez una feria de servicios, y creer que con eso se van a resolver las necesidades y todas las vulneraciones que aquejan a esta población. La institucionalidad sabe de primera mano lo que ocurre cabalmente allí, pero ni se inmuta por cambiar esto.  

Más oscuro se torna el panorama si se tiene en cuenta que gran parte de las organizaciones sociales como Juntas de Acción Comunal y Juntas Administradoras Locales están involucradas directamente o indirectamente en el conflicto con los “amigos aquellos”. El liderazgo se convirtió en un algo de lo mío, lo tuyo, pero no de lo nuestro; hay líderes del contrato, de bolsillo o mejor dicho operadores.

“Viendo la situación que ocurre en Belén Altavista, obviamente ellos también requieren intervención, pero solo se le da prioridad a otros sectores, y están dejando por fuera a la comuna siete. Porque los muertos han comenzado a mediados de 2016 y se posesionaron los muertos en Aures, La Batea y Villa Santa fe”, manifestó un líder comunitario.  

Recientemente había un proyecto  con la niñez y madres solteras, en el cual el operador era la Universidad de Antioquia, como habían fronteras invisibles las mujeres no bajaban a escuchar los conversatorios, el “alma mater” solo se limitó a retirar el equipo de profesionales por la cantidad de asesinatos que estaba ocurriendo en la comuna.  

“Los líderes se preguntaban y entonces si ustedes se van, ¿Nosotros para dónde nos vamos? Eso quiere decir que las fronteras son para ustedes y para nosotros no. Si el tema de seguridad está en ese sector es para todos, si la situación está así de compleja entonces deberíamos abandonar todos; si así es como llega la Administración Municipal o los operadores, mejor que ni aparezcan, se supone que tienen que estar donde está la problemática” relató un líder del sector.

A esto se suma otra arista de la problemática, cómo se lleva a cabo el microtráfico desde las instituciones educativas, porque permiten estudiar y estar en la casa a los que hacen este acto, pero los muchachos siguen siendo los carritos de los combos; esta situación está tapada porque no se juzgan como reclutados porque no están en lo rural, sino en la ciudad. Estos muchachos por gusto, chantaje o amenaza lo siguen realizando en el barrio. 

Asimismo, se está observando el aumento de la violencia intrafamiliar, el incremento de embarazo adolescente en el año 2017 con cerca de 550 casos, de acuerdo con la Secretaría de Salud, aunque el censo no estuviese actualizado. 

“Dicen que Robledo no tiene padrinos políticos, ni pone votos, ni concejales y por eso a nadie le interesa; en comparación de Belén que pone alcalde y de todo (aunque paradójicamente sea de las comunas en que menos se invierta el presupuesto público)”, concluyó el líder comunitario.  

Por más que se intente visualizar la situación, los medios de comunicación solo hablan de los muertos, pero no se toman el trabajo de dimensionar la problemática en general que está viviendo Robledo, aducen los líderes.

 A los líderes se les suelen dar charlas con este tema en la Administración Municipal, pero ellos piden que no los pongan de mensajeros, sino que esta problemática se lleve a los territorios y se le cuente a las personas la situación real, para que se tomen acciones frente a ello.

A este paso la Alcaldía y la Subsecretaría de Derechos Humanos les seguirán dando una lápida en mármol a las personas que continúan trabajando por las comunidades, como ocurrió el 1 de diciembre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *