Minga de 700 indígenas en Medellín acompañó el Paro Nacional – por los derechos humanos

Minga de 700 indígenas en Medellín acompañó el Paro Nacional

Fecha: 21/05/2021

Por: Andrés Ríos

 

El objetivo de las comunidades indígenas de hacer la minga en Medellín, fue acompañar el paro nacional y reclamar sus derechos porque el gobierno les ha venido incumpliendo los acuerdos desde el 2016, como en el tema de tierras y que aún no han sido reconocidos como población étnica por el Ministerio del Interior al decirles que son campesinos y no indígenas, lo que se traduce en que no cuentan con salud ni educación diferencial y al perder su lengua, les quitaron el derecho a identificarlos como comunidades étnicas.

El miedo no tiene pantalones, es lo que sintieron las comunidades que vinieron de  subregiones del departamento de Antioquia como: El Suroeste, El Bajo Cauca y el norte de Urabá. Principalmente asistirían 2 mil indígenas, pero llegaron 700 de estos territorios.

Al decir en redes sociales que eran guerrilleros o que eran vándalos, muchos se abstuvieron de venir a la ciudad, pero ellos con su consigna de unidad y de la palabra quisieron demostrarle a Medellín lo que son con cultura, canto y baile.

Sienten que esta clase dirigente de hoy los escucharon y se mostraron abiertos al diálogo, aunque deben esperar que verdaderamente les cumplan, y por ello, harán veeduría a este pacto, como acceso a la tierra y ese reconocimiento institucional para que puedan ser tenidos en cuenta dentro de los programas estatales.

“Hay que cuidar la pachamama, que todos tenemos el mismo derecho a pertenecer a esta tierra, hacemos un llamado al amor y nos sentimos estigmatizados con esos comentarios que hicieron por redes sociales”, cuenta Neris María Cuadros Sibaja, consejera de la organización indígena de Antioquia por el pueblo Zenú.

Y adicionalmente asegura que Medellín le debería aprender a las comunidades indígenas que ante el fusil la palabra, la forma de protestar fue con juegos tradicionales, el trenzado, quisieron dañar su marcha pacífica con algunas personas que pretendían infiltrarse en su acto simbólico, pero la primera línea de la guardia no lo permitió.

Por su parte, Oliver de Jesús Marín Rivera, cabildo mayor del municipio de El Bagre en el Bajo Cauca, manifestó: “El objetivo de la minga en Medellín es reiterar el incumplimiento de los acuerdos en 2016, principalmente queremos demostrar que no somos terroristas. El Gobierno sabe el compromiso que debe tener con los pueblos indígenas y vemos que nos siguen teniendo olvidados. Las raíces indígenas en Antioquia vivimos y queremos estar presentes”.

La coyuntura y el contexto de poblaciones que habitan el Bajo Cauca está enmarcada dentro del conflicto armado en su territorio, pero ellos aseveran que no son parte de ese conflicto, por eso cuentan que han sido expropiados, pero están abiertos al diálogo y piden garantías, por eso marchan de una manera pacífica recordándole al gobierno departamental que llevan más de 20 años olvidados.