Mujeres Caminando por la Verdad siguen esperando que el Estado asuma su responsabilidad – por los derechos humanos

Mujeres Caminando por la Verdad siguen esperando que el Estado asuma su responsabilidad

 

Mujeres-Caminando-Javier-Laverde-Rodriguez_EDIIMA20151002_0757_19

Mujeres Caminando por la Verdad es un grupo que surgió tras resistir a la Operación Orión y a la Operación Mariscal en la comuna 13, de Medellín, como una organización de víctimas de la cual se fueron depurando porque los hombres no aparecían, por lo cual las mujeres simbólicamente fueron quedando solas para denunciar los asesinatos, las desapariciones y las torturas contándole a la sociedad lo que sufrieron en estos operativos que afectaron a la población civil en 2002.

La Corporación Jurídica Libertad, el MOVICE Antioquia (Movimiento Nacional de Crímenes de Estado) y la Fundación Misionera de las Madres Laura han sido un apoyo para que estas mujeres continúen con su lucha para seguir esperando que el Estado reconozca su responsabilidad y seguir exigiéndole al Gobierno avanzar en la búsqueda de los 150 desaparecidos: “pues es una deuda que no permite que podamos superar eso”, asegura Adriana Arboleda, abogada de la Corporación Jurídica Libertad.

“Es una lucha constante del día a día y de capacitarnos para saber más de las leyes y así poder exigir a un Estado que ha sido tan indolente y tan poco sensible ante lo que ocurrió en la comuna 13 de Medellín.  Allí ocurrieron más de 20 operaciones militares, la que más nos marcaron fueron la Mariscal y la Orión, durante estas dos operaciones sufrimos los flagelos de la guerra porque toda la población fuimos tildados de guerrilleros y fuimos declarados objetivos militar”, afirma la lideresa de Mujeres Caminando por la Verdad, Luz Elena Galeano Laverde.

Al denunciar y exigir la verdad no vacila al afirmar tajantemente quien fue el responsable de estos operativos: “Todo el mundo lo sabe pero no lo expresa porque la verdad la tenemos desde las víctimas, él que lideró la operación fue el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Él fue quien dio la orden para que atacara la comunidad por aire con helicópteros y por tierra con tanquetas, sin pensar que habían niños, ancianos y jóvenes inocentes que no tenían nada que ver con la guerra”.

Pero la problemática no terminó en el 2002, el conflicto es una constante hoy en día en la comuna 13, según Adriana Arboleda: “Nosotros hemos denunciado que se mantiene hasta el día de hoy con otras dinámicas, pero sigue siendo una comuna con una presencia fuerte de actores armados denominados Bacrim, lo que hace difícil todos estos procesos de reconstrucción de memoria, de reconciliación y transformación”.

La discusión para que el país tenga memoria, no olvide lo que sucedió y de esta manera no se repita lo que pasó en la comuna trece ha pasado por el cuestionamiento con el Centro Nacional de Memoria Histórica y el Museo casa de la Memoria porque para ellos solo se limita a la construcción del dolor o los hechos victimizantes, mientras que esta organización de víctimas pide profundizar en los actores, las causas y consecuencias de los hechos que conlleven a una reflexión sobre lo que han vivido.

En varias ocasiones han manifestado que se ha querido imponer una memoria oficial que no quiere que se indague sobre las causas de ese conflicto y no sea esclarecido quiénes se han beneficiado de esto. “Cuando nosotros salimos y lo decimos abiertamente claro que hay rechazo. Esta sociedad y el Estado prefieren víctimas sumisas y apolíticas. Cuando hay víctimas que señalan abiertamente a los victimarios a la sociedad no le gusta, pero nosotros creemos que es un ejercicio que hay que hacer”, precisó Arboleda.

Por su parte, Luz Elena expresó: “Queremos es el esclarecimiento de la verdad, saber que pasó y quiénes lo hicieron. Antes que una indemnización que es lo que ofrece el Estado, nosotras queremos conocer la verdad. La vida de nuestros seres queridos no se paga con dinero”.

 

Responsabilidad de los medios

“Nosotros creemos que en su momento los medios ayudaron a legitimar las acciones militares e invisibilizó lo que realmente estaba pasando, a las víctimas y a las organizaciones. Posteriormente, han tenido una voz más responsable escuchando lo que dicen las víctimas”, asegura Adriana Arboleda.

Asimismo, cuenta que con quienes más dificultades han tenido es con los medios nacionales como Caracol y RCN, porque según la abogada, manipulan la información. Aunque exprese que con los medios comunitarios y alternativos ha habido más apertura y comprensión.

“Con Justicia y Paz les dijimos que es increíble que solo cuenten lo que hacen los victimarios y no le den espacio a las víctimas, por ejemplo el periódico El Tiempo sacó cuatro páginas contando todo lo que hicieron los victimarios. Luego de hablar con los medios han tenido más apertura mental y más responsabilidad”, aclara Adriana Arboleda.

Un tema de discusión con los medios ocurrió durante el cubrimiento de la Escombrera, les preguntaban ¿cómo van a contar la historia? No tienen que hacer llorar a la señora para que ella les cuente.

“Nos decían traigan el caso más escabroso, y yo les decía aquí tenemos 150 casos escabrosos”, concluyó Adriana Arboleda.

 

Posición ante el cuarto punto de las negociaciones en la Habana (punto de víctimas)

 

  • “Nosotros hemos sido críticos porque ha faltado más participación directa, en un país que hablamos de ocho millones de víctimas las delegaciones fueron 60. Hay muchos avances, pero falta la implementación y el compromiso para que eso no quede en letra muerta”. Adriana Arboleda

 

  • “Hicimos un plan de recomendaciones. El desafío es lo que viene y pudo haber sido mejor”. Adriana Arboleda

 

  • “Al 100% con el proceso de paz, pero lo que vamos a hacer no depende de lo que se firme con la guerrilla. Creo que es mucho lo que podemos hacer sin conflicto armado, con todo lo duro que pueda ser un acuerdo, es mucho mejor eso que seguir en guerra”. Adriana Arboleda

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *