“Silencio” – por los derechos humanos

“Silencio”

Fecha: 17/05/2020

Autora: Juana Cardona

Callar, no decir nada es solo un entorno para ir al silencio y el silencio está siempre amenazado por miedos, cansancio, procesos largos, desorientación, aceptación o rechazo de lo que uno se encuentra en el camino, eso es precisamente lo que he venido buscando en la oportunidad del confinamiento, “Silencio” para interrogar al silencio en el Silencio, y pedirle una explicación quizás a lo inexplicable.

En el silencio hoy puedo  Recordar el largo proceso con el Metro de Medellín y con el Isvimed, el cual solo nos ha ofrecido desorientación, ha sido un proceso largo de sinsabores, que en el silencio obliga a callar y a rumiar la palabra, porque ¿para qué depositar la palabra en una anciana que también esta cargada de dolor en el silencio?  Ha sido muy difícil para mí enfrentar  este aislamiento, tomando solo mi propio pensamiento en el Silencio, buscando en el la explicación que estas instituciones nos han guardado por largos años, creo que va siendo la hora de que el Metro y el Isvimed retomen de la historia de San Luis y Miraflores, con las arbitrariedades administrativas que se tomaron para demoler las viviendas y consigo los sueños de sus propietarios, es preciso que en el silencio ellos también encuentren el espacio para interrogarse por qué no haber hecho lo justo? O si se estaba del lado de una política institucional que desconocía los derechos humanos  y por demás la constitución Colombiana.
Hoy desde mi propio silencio, quiero que el  Metro de Medellín y los del Isvimed, ambos con sus administradores de Rostros ocultos , sepan que en el camino de la soledad y del silencio aun persiste a pesar del cansancio, el rechazo a esas decisiones que tomaron con los barrios de San Luis y Miraflores, y que estamos aun lejos de la aceptación de semejante daño social. Esperando que ellos también en el silencio logren preguntarse por la solidaridad y la humanidad de sus actos que hoy pregona el gobierno, o ¿seguirán pensando que la solidaridad debe de transitar solo entre los pobres y los menos favorecidos? ¿Y que la solidaridad de ellos está es con lo gremios capitalistas que reclaman espacios en el urbanismo de la ciudad?
Nota: Carta de la lideresa, Juana Cardona, a la institucionalidad por las afectaciones a la viviendas en la construcción del Tranvía de Ayacucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *