“El 2018 fue el año más violento contra la prensa en esta década” FLIP – por los derechos humanos

“El 2018 fue el año más violento contra la prensa en esta década” FLIP

 

La Fundación para la Libertad de Prensa en Colombia develó en su informe anual sobre 2018, que ésta fue la década más violenta para la labor periodística en el país.

Esta organización registró 477 casos de agresiones a la prensa, dentro de ellos se destaca el asesinato de los tres trabajadores del diario El Comercio a manos del Frente Óliver Sinisterra (disidencias de las FARC) en Colombia tras ser secuestrados en Ecuador. Este hecho ocurrió el domingo 25 de marzo de 2018 a Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra.

La amenaza sigue siendo la agresión más frecuente, con 200 casos que representan el 42% de los casos registrados este año. La mitad de las agresiones ocurrieron en el Catatumbo, región donde la ciudadanía y la prensa están acorraladas en medio de la guerra entre el ELN y el EPL, de acuerdo con la FLIP.

Las guerrillas del EPL y el ELN, los paramilitares y las bandas criminales fueron responsables de alrededor de por lo menos 53 ataques a la prensa en todo el país. De estas agresiones, diez corresponden a amenazas hechas bajo el nombre de “Águilas Negras”.

“La cifra de ataques que registró la FLIP, que representa un incremento del 53% con relación al 2017 y del 120% con relación al año anterior, es un indicativo de que la violencia contra la prensa colombiana está muy lejos de ser un asunto del pasado. Secuestros, hostigamientos, amenazas, obstrucciones a la prensa, eliminaciones de material periodístico, acoso judicial, violencia de género, exilios y desplazamientos internos impidieron que los periodistas de todo el país pudieran desarrollar su labor libremente” aseguró la FLIP en su informe.

Los departamentos más afectados contra la vulneración a la libertad de prensa son: Tolima, Norte de Santander, Putumayo, Antioquia y Santander.

Asimismo, aumentó el acoso judicial contra los periodistas. La FLIP registró 40 casos en los que funcionarios o personas públicas buscaron acallar a la prensa en los tribunales. Esto llevó, incluso, al arresto de un periodista en Bucaramanga durante 10 días a raíz de un incidente de desacato por el incumplimiento de una sentencia de tutela que se dio con irregularidades.

Por otro lado, el proyecto de la FLIP Cartografías de la Información mostró que aproximadamente nueve millones de personas viven en regiones donde no existen medios que produzcan información local. Adicionalmente, la FLIP ha evidenciado que en buena parte del país existe una alta dependencia de los medios de comunicación de los recursos que asignan las entidades públicas en pauta publicitaria. Estos recursos suelen gastarse en autopromoción de funcionarios y oficinas, se asignan con un exceso de discrecionalidad y dan un poder de injerencia directa muy fuerte sobre las salas de redacción.

Los colombianos jamás olvidarán a Jaime Garzón, por su estilo para descifrar el país con humor, la pluma acuciosa y reflexiva de Orlando Sierra y el talento de la mayoría de los periodistas abnegados que hacen la tarea para informar a sus habitantes sobre las realidades que habitan en sus contextos. En últimas, es un llamado de atención para que el Estado realmente proteja la profesión, no deje los casos de homicidio en la impunidad y el Congreso no limite el ejercicio de nuestra labor.

 

Nota: en el informe de la FLIP no mencionan por ningún lado en qué paró las investigaciones sobre el homicidio de Leonidas González.

 

Informe: https://flip.org.co/micrositios/informe-2018/descargas/informe-anual-2018.pdf

 

También le puede interesar:

Caso del periodista Leonidas González, quedó en total impunidad 

 

Proyecto de ley antimedios 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colegas logo Colegas logo
Publirreportajes
Facebook